The Living Temple - J.F. Kellogg

Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios; por la hipocresía de mentirosos que. . . [tendrán] cauterizada la conciencia. 1 Tim. 4: 1, 2.

Los mensajes que Dios me ha dado han sido comunicados a su pueblo tanto mediante la palabra hablada como en forma escrita. De ese modo mi obra ha sido doblemente asegurada. He sido instruida en el sentido de que el Señor, gracias a su infinito poder, ha preservado la mano derecha de su mensajera por más de medio siglo a fin de que la verdad sea escrita a medida que él me pide que la escriba para publicarla en periódicos y libros. ¿Por qué? Porque si no se la escribiera, cuando mueran los pioneros, habría muchos nuevos en la fe que aceptarían a veces como mensajes de verdad enseñanzas llenas de opiniones erróneas y engaños peligrosos. A veces lo que los hombres enseñan como "luz especial" es, en realidad un error falaz que, como la cizaña sembrada entre el trigo, producirá una funesta cosecha. . .
Hay algunos que, al aceptar teorías erróneas, tratan de fundamentarlas entresacando de mis escritos declaraciones verdaderas que usan separadas de su contexto, y que han sido pervertidas al mezclarlas con el error. De ese modo las semillas de la herejía, que brotan y crecen rápidamente convirtiéndose en plantas fuertes, quedan rodeadas por muchas preciosas plantas de verdad, y así se hace un poderoso esfuerzo para defender la pureza de las plantas falsas.
Así ocurrió con las herejías presentadas en el libro Living Temple*. Los sutiles errores de ese libro fueron envueltos en muchas verdades hermosas. . .
No dejen pasar los días ni pierdan las preciosas oportunidades de buscar al Señor con todo el corazón, la mente y el alma. Si no aceptamos la verdad con amor por ella, podemos contarnos entre quienes verán los milagros llevados a cabo por Satanás en los últimos días, y los creerán (Carta 136, del 27 de abril de 1906, dirigida a los Hnos. Butler, Daniells e Irwin).

CADA DIA CON DIOS, p.126


Descarga gratis el documento haciendo click en la flecha que apunta hacia abajo. Muchas gracias!
Living Temple - Kellogg.pdf



Descarga gratis el documento haciendo click en la flecha que apunta hacia abajo. Muchas gracias!
livingtemple00kellgoog.pdf
La doctrina basica del libro del Dr. Kellogg “The Living Temple” es la creencia trinitaria (Dios Padre, Dios Hijo, y Dios Espiritu Santo) mezclada con panteísmo. Hasta ese momento la Iglesia Adventista había mantenido a través de los escritos de los pioneros y de Elena White una estricta posición anti-trinitaria. Aunque hay citas de Elena White que si son mal entendidas o mal aplicadas parecieran apoyar la trinidad, pero si esto asi fuera habría una completa contradicción en sus mismos escritos (las estudiaremos mas adelante es este informe).

Leamos algunas cartas con respecto a este Libro “The Living Temple”
Carta de Kellogg a W. W. Prescott (Presidente) defendiendo su posición (Oct. 25. 1903)
“Usted, el anciano Daniells, y los otros han hablado sobre una muy pequeña diferencia, pero yo no pude ver
claramente cual era, pero esta declaración de la Hermana White me lo deja claro. La diferencia es esta: Cuando decimos que Dios está en el árbol, la palabra "Dios" es entendida en que la Deidad está en el árbol, Dios el Padre, Dios el Hijo, y Dios el Espíritu Santo, pero el entendimiento correcto para que conceptos íntegros se preserven en nuestras mentes, es que Dios el Padre se sienta sobre su trono en el cielo donde Dios el Hijo está también; mientras la vida de Dios, o el Espíritu o la presencia son el poder todo-penetrante que realiza la voluntad de Dios en todo el universo.”

Tres días mas tarde Dr. Kellogg escribió una carta a George Butler, resumiendo sus sentimientos.
“Por lo que puedo comprender, la dificultad que es encontrada en ‘The Living Temple’, todo el asunto puede reducirse a la pregunta: ¿el Espíritu Santo es una persona? Usted dice no. Yo había supuesto que la Biblia dice esto por la razón que el pronombre personal “Él” es usado hablando del Espíritu Santo. La Hermana White usa el pronombre “Él” y ha dicho en muchas citas que el Espíritu Santo es la tercera persona de la Deidad. Como el Espíritu Santo puede ser la tercera persona y no ser una persona en absoluto es difícil para mí de ver.”Carta: J. H. Kellogg a G. I. Butler. Oct. 28. 1903.

Al día siguiente, el Hno. Daniells (Presidente) escribió a W.C. White con referencia a los cambios al libro.
“Desde que terminó el concilio, he sentido el deber de escribirle de los planes del Dr. Kellogg para revisar y
publicar “The Living Temple”… Él (Kellogg) dijo que algunos días antes del concilio, había estado contemplando el asunto y vio que había cometido un pequeño error en la expresión de sus opiniones. Dijo que todo este tiempo había estado preocupado por saber como expresar el carácter de Dios y su relación hacia su creación. Ahí afirmó que sus opiniones anteriores referentes a la trinidad habían sido obstáculos para una declaración clara y correcta; pero recientemente él había llegado a creer en la trinidad y ahora podía ver claramente donde estaba todo el problema, y creía que podía aclarar la situación adecuadamente.
Me dijo que ahora creía en Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo; y en su opinión, era Dios Espíritu
Santo y no Dios Padre el que llena todo el espacio y todo ser viviente. Dijo que si hubiera creído esto antes de escribir el libro, podría haber expresado sus opiniones sin dar una impresión equivocada, la cual da el libro ahora. Le presenté mis objeciones de las enseñanzas y traté de mostrarle que su doctrina era tan contraria al evangelio que no veía como podría ser revisada meramente mudando algunas expresiones. Discutimos amigablemente el asunto por mucho tiempo; pero estoy seguro que cuando nos despedimos el doctor no se entendía ni a sí mismo ni el carácter de sus doctrinas. Y no entiendo como es posible que él pueda en pocos días arreglar los libros para corregirlos.” Carta de A.G. Daniells a W.C. White (Hijo de Elena White) Oct. 29 1903 Pág. 1 y 2

En otra carta al Hno. Butler cuatro meses después, Kellogg dijo, “Creo que este Espíritu de Dios es una
“personalidad”, usted no. Pero esta es en esencia, una cuestión de definición. Creo que el Espíritu de Dios es una “personalidad”, usted dice no, no es “personalidad”. La única razón por la cual diferimos es porque nuestras ideas de lo qué es una “personalidad” son diferentes. Su idea talvez de “personalidad”, sea algo que tiene semejanza a un ser humano o a una persona.” Carta de J.H. Kellogg a G.I. Butler. Feb. 21 1904

Evidentemente ‘persona’ y ‘personalidad’ eran palabras difíciles de definir. El Dr. Kellogg había llegado a creer que el Espíritu Santo era un Ser-Dios separado (como lo enseña la doctrina trinitaria, aunque él usó la palabra ‘personalidad’), mientras que la iglesia creía que era la omnipresencia divina de Dios y Cristo. El problema estaba en la referencia del Espíritu como ‘persona’ o ‘personalidad’, porque ambas palabras tienen significado distinto. La doctrina pionera era que el Espíritu es la persona de Dios y Cristo en omnipresencia.

La Hna. White había escrito, “La grandeza de Dios nos es incomprensible. "Jehová tiene en el cielo su trono"
(Salmos 11:4); sin embargo, es omnipresente mediante su Espíritu. Tiene un íntimo conocimiento de todas las
obras de su mano y un interés personal en ellas.” La Educación, Pág. 128, 1903

Seis semanas después el Dr. Kellogg recibió una respuesta del Hno. Butler:
“Referente a lo que me dijo de que usted y la Hna. White están en perfecto acuerdo, tendré que dejar ese asunto entre usted y la Hna. White. Ella dice que no hay acuerdo, usted dice que hay. Sé que algunos de sus comentarios parecen darle la razón. Soy suficientemente imparcial en decir eso, pero también debo darle la razón a ella hasta que diga que no hay diferencia, y no creo que usted entienda exactamente lo que ella quiso decir. Dios mora en nosotros a través de su Santo Espíritu, como Consolador, como Reprobador, pero especialmente como Consolador. Cuando venimos a Él, nos alimentamos de Él en ese sentido, porque el Espíritu proviene de Él; proviene del Padre y del Hijo. No es una persona que camine o que vuele como un ser literal en cualquier sentido que el Padre y el Hijo son. Y si es una persona literal, está totalmente fuera de mi comprensión de las palabras y el lenguaje.”Carta de G.I. Butler a J.H. Kellogg Abril 5, 1904

La Hna. White llamó estos conceptos filosóficos “teorías espiritualistas” y “herejía mortífera”, no solo porque eran panteístas, sino también porque contradecían el entendimiento de la presencia y personalidad de Dios que fue divinamente revelada. Mensajes Selectos, tomo 1 Pág. 233- 238

1MS 238 “Las teorías espiritualistas acerca de la personalidad de Dios, seguidas hasta sus
conclusiones lógicas, destruyen todo el sistema cristiano.”

La profeta dio al autor de “Living Temple” advertencia tras advertencia. En una carta dijo, “Si hubiera deseado Dios ser representado como morando personalmente dentro de las cosas naturales – en la flor, el árbol, la hierba del campo – ¿no habría Cristo hablado de esto a sus discípulos? Tomar la creación de Dios y
representarla como Dios es una terrible mala representación…Te digo mi hermano, que hasta el cristiano de mente más espiritual es capaz de ser engañado por estas hermosas, seductoras y halagadoras teorías. Pero en el lugar de honrar a Dios, estas teorías, en las mentes de aquellos que las reciben, sirven para bajar a Dios a un nivel donde Él se convierte en nada.” (Manuscript Release Vol. 21, p. 171)

Testimonios 5 p162 “¿Somos adoradores de Jehová o Baal? ¿Del Dios viviente o de ídolos?…Miles tienen un falso concepto de Dios y sus atributos…. ¿Estamos nosotros adorando al verdadero Dios, según está revelado en su Palabra, en Cristo y mediante la naturaleza, o estamos adorando algún ídolo filosófico que hemos puesto en Su lugar?”
Silva, C. (2009); La Apostasia Alfa y Omega; en: La Verdad Eterna; URL: http://www.laverdadeterna.com/apostasiaalfayomegaespiritusanto.pdf (19-05-2009; p.12-14.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.